Ya casi nadie apoya a Macri: su aliada UCR considera que hubo un golpe en Bolivia

39

La postura del Gobierno argentino sobre la situación de Bolivia no es compartida por casi ninguno de los aliados políticos del presidente Mauricio Macri. A la discrepancia de su excanciller Susana Malcorra, se sumaron varios referentes del partido Unión Cívica Radical, que no dudaron al condenar el golpe de Estado en el país andino.

El presidente argentino, Mauricio Macri, quedó aislado en su postura sobre el golpe de Estado en Bolivia, luego de que uno de sus principales aliados políticos, la Unión Cívica Radical (UCR), admitiera que la salida de Evo Morales de la Presidencia de Bolivia se debió a un golpe de Estado.

La declaración del Comité Nacional de la UCR llegó el mismo domingo en que Evo Morales anunciaba su renuncia y en paralelo a la postura de la Cancillería argentina, en cuyo comunicado no había referencias a la existencia de un quiebre institucional.

En su declaración, los radicales (como se conoce a los integrantes de la UCR) manifestaron su preocupación por el alejamiento de Morales, que se dio, según el partido, “en medio de un clima de agitación”.

La UCR se refirió primero al proceso electoral que culminó el 20 de octubre y que fue denunciado por la oposición boliviana, señalando que “el cuidado en los procesos, el respeto a la división de poderes, las reglas de equidad en la competencia política son el fundamento de la convivencia cívica”.

Pero también enfatizaron que “las tensiones deben resolverse en su marco legal sin injerencias ajenas al poder civil”.

En esa línea, la declaración del partido remarcó que “cuidar la democracia en el continente implica un esfuerzo por calificarla”, para luego reivindicar: “¡No a las trampas! ¡No a las injerencias externas! ¡No al golpe de Estado! Sí al pluralismo, la democracia y la convivencia pacífica”.

Los referentes de la UCR no se callaron

La postura adoptada por el partido fue secundada en las redes sociales por algunos de sus principales referentes. Uno de ellos fue Ricardo Alfonsín, excandidato a la Presidencia de Argentina e hijo del expresidente Raúl Alfonsín (1983-1989), primer mandatario del período postdictatorial en el país suramericano

“Repudio absoluto al golpe de Estado y preocupación por la situación que vive Bolivia. La salida siempre es dentro de las instituciones de la democracia”, escribió el dirigente.

El gobernador de la provincia de Jujuy, otro importante dirigente de la UCR, también se expresó en un sentido similar: “Claramente en Bolivia se produjo un golpe de Estado que rechazo terminantemente”. El jerarca también reclamó por el cese de la persecución de Evo Morales.

El vicepresidente de la UCR, Federico Storani, fue otro de los importantes dirigentes de esa colectividad que expresó su repudio a lo que calificó como un golpe de Estado, afirmando que su consumación “implica un grave retroceso en la región y mayor sufrimiento para los pueblos de América Latina”.

Además, reclamó para Bolivia “una nueva convocatoria a elecciones democráticas con la presencia de veedores y observadores internacionales, en particular los representantes de los países que integran el Mercosur”.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.