Una precandidata al Congreso de Estados Unidos sostuvo que fue abducida por aliens

32
Propaganda de la campaña de Bettina Rodríguez-Aguilera.

Corría el año 2009 y Bettina Rodríguez-Aguilera aparecía en un programa de televisión de Miami con un rótulo sobreimpreso: Tuvo experiencias extradimensionales.

Con tono sereno, las manos entrelazadas, dijo que era la primera vez que hablaba en público de su contacto con seres de otro planeta. Tenía siete años cuando, según su relato, los conoció. Eran tres y se parecían “al Cristo que está en Brasil con las manos abiertas” [el Cristo del Corcovado de Río de Janeiro]. Así comenzaba la confesión marciana de una mujer que este martes compitió sin éxito como precandidata a la Cámara de Representantes de EE UU.

Rodríguez-Aguilera, de 60 años, pugnó dentro del Partido Republicano con otros ocho aspirantes a ser elegidos en las primarias de este martes en Florida, jornada en las que los militantes de la formación conservadora y del Partido Demócrata eligieron a sus candidatos finales para las elecciones intermedias del 6 de noviembre –se renovarán la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y gobernadores de 36 estados, uno de ellos Florida–. Ella buscaba el escaño por el 27º distrito, ocupado desde 1989 por la poderosa cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen, republicana, que se retira. La elegida, finalmente, fue la periodista María Elvira Salazar.

Eran tres y se parecían “al Cristo que está en Brasil con las manos abiertas”, afirmó

La conexión alienígena de esta precandidata fue señalada por comentaristas y rivales como un elemento irrisorio que le restaba credibilidad. Pero ella no se arredró. Hace unos días le dijo a Associated Press que esa parte de su vida no tiene que ver con su carrera política y sus capacidades y no tuvo reparo, por lo demás, en reafirmarse en su testimonio de 2009: “Yo, cuando creo algo, me mantengo en mis trece”.

La precandidata a representar en Washington los intereses de más de 700.000 humanos del 27º distrito dijo en aquella aparición catódica que los extraterrestres le confiaron una serie de secretos universales y visiones de lo que pasaría en el futuro.

Entre lo más destacable, que “el centro de la energía de este mundo está en África”; “que en la isla de Malta hay 30.000 cráneos en cuevas subterráneas, diferentes a los cráneos nuestros”; o que a Coral Castle, una extraña edificación construida al sur de Miami hace un siglo por un inmigrante letón, “no le han dado el mérito, pero es una pirámide de Egipto”. Afirmó que los encuentros se repitieron durante su adolescencia y que los visitantes iban en una “nave redonda” similar a una “que se vio en Jerusalén”. Dijo que entró y vio que tenían “unas piedras de cuarzo” con las que manejaban el ovni.

La precandidata dijo que los votantes deberían “juzgar y respetar las experiencias que cada uno ha tenido”

En 2017, cuando ya había anunciado que aspiraba a llegar al congreso, una televisión local la entrevistó en un aparcamiento de Miami y Rodríguez-Aguilera afirmó que confiaba en que los votantes sabrían “juzgar y respetar las experiencias que cada uno ha tenido”. Reivindicó sus “40 años de servicio a la comunidad”.

Nacida en Cuba e hija de un preso político cubano, discípula del difunto popeanticastrista Jorge Mas Canosa, Bettina Rodríguez-Aguilera es licenciada en Psicología y Trabajo Social y siempre ha estado ligada al trabajo comunitario en el sur de Florida y en el extranjero. Ex vicealcaldesa de la ciudad de Doral, corazón del exilio venezolano en el Miami metropolitano, tiene una empresa que se dedica a entrenar a mujeres de otros países para el liderazgo político. El diario Miami Herald, respaldó su candidatura en un editorial, definiéndola como una opción “inusual”, por su vínculos interplanetarios, pero como una política “fuerte y con ideas conservadoras plausibles”.

El año pasado dijo al Herald que no entendía por qué se consideraba una extravagancia su experiencia marciana y que “presidentes como Ronald Reagan y Jimmy Carter declararon haber visto objetos voladores no identificados”. Ellos no fueron tan lejos como Rodríguez-Aguilera. Carter contó que una vez en 1969 en Georgia, cuando anochecía y estaba al aire libre con un grupo de gente, vieron una “luz redonda” bajar hacia ellos, detenerse en suspensión, cambiar de colores –azul, rojo, blanco– y al fin salir disparada de nuevo hacia arriba. Sin embargo, dijo que no creía que aquel extraño episodio hubiera sido un fenómeno alienígena. Reagan también refirió que vio una vez en California en 1974, mientras iba en un avión, una “intensa luz blanca” en movimiento e intentaron seguirla pero se esfumó de repente.

Rodríguez-Aguilera ha llevado el asunto más allá de las impresiones fugaces de estos dos expresidentes, asegurando su contacto directo con los aliens y diciendo que incluso después de tratarlos de tú a tú en sus años mozos ha seguido manteniendo comunicación telepática con ellos. Las críticas le resbalan. “Yo soy cristiana, tengo una sólida creencia en Dios y soy una más de la mayoría de americanos que creen que tiene que haber vida inteligente los billones de planetas y galaxias del universo”. Según la encuesta más reciente de Gallup, de 2001, un 41% de los estadounidenses creía en la posible existencia de extraterrestres, y un 54% no. El año pasado, se reveló que el Departamento de Defensa de EE UU había invertido 22 millones de dólares entre 2007 y 2012 en un programa secreto para investigar ovnis, dentro de un proyecto especial denominado Programa de Identificación Avanzada de Amenazas Aeroespaciales.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí