SenseGO. Calcetines monitorean a diabéticos

204

A nivel mundial, unas 350 millones de personas tienen diabetes y para el 2030 esta cifra se duplicará, según las previsiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se estima que unos 130 millones de diabéticos en el mundo padecen algún grado de neuropatía diabética, un daño del sistema nervioso asociado con el desarrollo de úlceras en los pies, las cuales pueden provocar la amputación de las extremidades. Por ello, un equipo de investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén creó un calcetín lavable con sensores incorporados capaces de transmitir información a una aplicación de dispositivo móvil para así monitorear el estado de los pies de las personas con diabetes. El calcetín, de nombre SenseGO, registra los cambios de presión derivados de posturas incorrectas, así como las deformaciones anatómicas para luego, mediante señales eléctricas, remitir dichos datos a la aplicación del teléfono móvil y de ser necesario informar a los pacientes de posibles riesgos. La importancia de esta solución radica en la posibilidad de revisar de forma constante cualquier cambio en los pies de los pacientes para poder intervenir a tiempo. “Nos enfrentamos a un problema médico significativo, que afecta a la vida de millones de personas, por eso creemos que tiene que haber una manera de evitar el empeoramiento de estas patologías”, señaló Danny Bavli, ingeniero que encabeza el equipo de investigación según publica el portal Fuente Latina. Para hacer frente a este reto, Bavli se asoció con Sagi Frishman y el doctor David Morgenstern, un destacado cirujano ortopedista del centro médico Hadassah. En colaboración con miembros del grupo de Diseño Biológico de la Universidad Hebrea, desarrollaron este calcetín inteligente SenseGO. “Al dar a los pacientes y sus familias las herramientas que necesitan para prevenir desarrollos ulcerosos, podemos reducir drásticamente los costos médicos relacionados con la diabetes”, manifestó Yaakov Nahmias, director del programa de Diseño Biológico de la Universidad Hebrea. En ese sentido, la organización explicó y recordó que la diabetes provoca deformaciones anatómicas, presión elevada y alteraciones en el riego sanguíneo, lo que ocasiona daños nerviosos en piernas y pies, incluso en manos y brazos. Refirió que una consecuencia severa de esta patología es la amputación de algún miembro de las extremidades inferiores o superiores, lo que deja a algunos diabéticos con discapacidad, lo que además genera un gran costo a los sistemas de salud de cada país.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí