Pena máxima para el Valencia y para Cristiano

195
El delantero portugués de la Juventus, Cristiano Ronaldo, reacciona tras ser expulsado del primer partido de la fase previa de la Liga de Campeones (Juan Carlos Cárdenas / EFE)

De todas las veces que Cristiano Ronaldo soñó con su debut enChampions con la camiseta de la Juventus en ninguna podía haberse imaginado lo que realmente sucedería. El portugués, que volvía a España para medirse al Valencia, terminó expulsado y abandonando el campo entre lágrimas , desconsolado. Ganó su equipo gracias a dos penaltis transformados por Pjanic a un Valencia superado por el partido, por la competición y, peor, por un conjunto que jugó con diez hombres durante una hora.

La imagen de Cristiano Ronaldo abandonando Mestalla en llanto, después de ver una roja dudosa, dará la vuelta al mundo. Una estampa dramática que forma parte ya de la historia de la Champions. Pero en la práctica, esta expulsión solo impedirá que el portugués esté en el próximo partido que la Juventus debe jugar en Old Trafford ante el Manchester United, el exquipo del de Madeira.

La Juventus perdonó en hasta tres ocasiones antes de la roja a Cristiano

El partido fue desde el inicio un asedio por parte de la Juventus. Más experimentado el equipo de Allegri, aplicó una intensidad física que dejó en evidencia a algunos jugadores valencianistas que todavía necesitan rodaje. Guedes y Batshuayi fueron los más retratados, pero Vezo y Murillo también sufrieron en exceso en la parcela defensiva.

Antes de la media hora los italianos ya habían generado tres ocasiones muy claras. La presión asfixiaba al Valencia, sin recursos técnicos para trenzar una sola jugada con sentido. Mandzukic fue el primero en provocar el pánico con un remate dentro del área que se fue alto. Más cómodo chutó Khedira a los cinco minutos tras un centro de Bernardeschi, el mejor de los italianos. Pero el alemán cometió un error de juvenil y envió el balón a las gradas. La tercera fue para nota. Dos remates a bocajarro que Neto salvó in extremis.

Parecía que el gol de la Juventus sería una consecuencia natural de lo que sucedía sobre el césped. Pero antes de que tuviesen una nueva ocasión sucedería la jugada del partido. Cristiano, que hasta ese momento no había sido capaz de tirar a portería, esperaba un centro dentro del área. Un forcejeo con Murillo hizo que el colombiano se fuese al suelo. El portugués se enfadó por la acción del central y le tiró del pelo con la mano abierta. Un leve tirón, pero suficiente para que el colegiado Felix Brych, a instancias de su asistente, le mostrase la tarjeta roja.

Lo que vino después fue la imagen de Cristiano entre lágrimas. No entendía el último pichichi de la competición que le hubiesen expulsado. Nunca había vivido esa experiencia vistiendo la camiseta del Real Madrid. Se desgañitó protestando por la acción, rompió a llorar como un niño y abandonó el campo siendo consolado por compañeros y rivales.

Con uno más durante una hora, el Valencia fue incapaz de marcar

La expulsión no cambió demasiado el tono del encuentro. El Valencia quiso dar un paso adelante, pero lo que se encontró fue un gancho en la mandíbula. Parejo cometió un penalti absurdo y Pjanic no perdonó ante Neto. Lo peor para el equipo de Marcelino estaba por llegar. Todavía no había planteado su propuesta para la segunda parte cuando Brych señaló un penalti de Murillo por agarrón sobre Bonucci. De nuevo Pjanic al lanzamiento. Otra vez gol.

Con cuarenta minutos por delante, el Valencia se armó de fe para buscar la remontada, o al menos el empate. Pero el repliegue de la Juventus, de auténtico cemento armado, frenaría una y otra vez cualquier invención de los de Marcelino. El técnico local dio entrada a Gameiro y a Santi Mina y se volcó sobre la portería italiana. Rodrigo estuvo cerca del gol en los minutos finales, pero como durante todo el partido, estuvo desacertado. Para colmo, Parejo, en el tiempo añadido, erraría un penalti.

El recorrido del Valencia en esta Champions se complica desde el comienzo. La derrota ante la Juventus es un varapalo, como también lo es la victoria del Manchester United ante el Young Boys en el otro partido del grupo. Mucho trabajo tiene por delante Marcelino para levantar anímicamente a su equipo después de este golpe tan duro.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.