Más de 400 niños en La Paz aguardan por una familia adoptiva

41
Un grupo de niños duermen en uno de los ambientes del centro de acogida Niño Jesús, en el barrio de Obrajes. Foto: Luis Salazar

En puertas de alguna iglesia, en un baño público, en los módulos policiales, en plazas o incluso al lado de basureros fueron encontrados niños recién nacidos abandonados por sus padres por causas que solo ellos conocen con certeza. La Defensoría de la Niñez y Adolescencia de La Paz contabilizó al menos 483 infantes que tuvieron este destino y que ahora se encuentran en los centros de acogida a la espera de una familia.

La mañana del 2 de noviembre de 2017, en pleno feriado de Todos Santos, una bolsa negra que se encontraba tirada al lado de un contenedor de desechos llamó la atencvión de los vecinos del barrio de Kupini. Había movimiento dentro de ella y llamaron a la Policía, que finalmente encontró dentro de ella a Ángel (nombre convencional) un recién nacido que se había aferrado a la vida afrontando las peores condiciones.

Tenía menos de 40 centímetros de tamaño, 2,5 kilos de peso y aún colgaba de su ombligo su cordón umbilical, lo que hizo presumir a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia –dependiente de la comuna– que el niño había nacido de forma precaria.

De emergencia, el menor fue trasladado al Hospital Materno Infantil y posteriormente al centro de pediatría Albina R. de Patiño. Luego de varias semanas su salud mejoró y se logró reforzar su alimentación para que tenga un peso y talla ideal. Tras quedar fuera de peligro, fue derivado al centro de acogida Niño Jesús, del barrio de Obrajes.

A sus 10 meses de vida no se pudo encontrar a sus progenitores y tampoco nadie se apersonó ante la Defensoría para reclamar por él, ahora aguarda por una familia que lo cuide pues los trámites para que pueda ser adoptado ya están por concluir.

El caso de Ángel se suma a los 64 casos que atendió la Defensoría en 2017, mientras que desde enero hasta agosto de este año fueron reportados al menos 15 de este tipo, informó Wilma Conde, abogada de la Defensoría Especializada en Centros de Acogimiento (Hogares).

Los abandonos se dan generalmente por la carencia de recursos económicos y la corta edad de los progenitores, lo que les acobarda al momento asumir el rol de padres. A ello se suman climas de inestabilidad, agresividad y alcoholismo. La mayoría de los casos registrados por la Defensoría involucra a niñas.

“En los casos de bebés abandonados, cuando no tenemos una documentación, desconocemos quienes son los progenitores, nosotros como Defensoría tenemos que agotar toda la investigación y todas las instancias para buscar alguno; por eso es que también se hacen las publicaciones para el llamado a familiares”, explicó Conde.

Luego de concluir con esta fase de indagación y si es que nadie se hace presente, la Defensoría gestiona los derechos del infante con el proceso de filiación judicial, que consiste en asignarle el derecho a una identidad, posteriormente se realiza el trámite para enviarlo a un hogar o centro de acogida para que pueda obtener la condición de ser apto para la adopción.

La adopción demanda que se cumplan al enos 11 pasos, entre ellos tener un mínimo de 25 años, certificado de matrimonio en caso de parejas casadas, certificado del cursode preparación para padres adoptivos, certificado de idoneidad y un informe postadoptivo favorable para proseguir con el trámite.

Luego el caso continúa en el Juzgado de Niñez y Adolescencia donde hay quejas por las demoras en los trámites, debido a una recarga laboral que se distribuye en solo dos juzgados. Los señalamientos de audiencia son muy prolongados, más aun en los casos de extensión de autoridad paterna y materna que pueden durar más de dos años, afirmó Conde.

Desde la implementación en 2014 de la Ley 548 del Código Niño Nila y Adolescente, en la pasada gestión se dieron cuatro sentencias, es decir que cuatro menores ya cuentan con una familia adoptiva y hasta el momento se tienen más de 15 casos por concluir en los estrados judiciales. Se espera que pronto se puedan tener las sentencias para la custodia de los niños que se pretende adoptar.

Pese a estos ajetreos, la funcionaria afirma que es necesarios que se cumplan todos los requisitos debido a que se trata de la vida de un ser humano que merece una segunda oportunidad y tener una familia adoptiva.

La Razón

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí