La constante de gravitación universal tiene un nuevo valor

18
Un modelo a escala de la balanza de torsión de Henry Cavendish Wikipedia / Museo de Ciencia de Londres

La gravitación universal (G), una de las constantes físicas fundamentales, ha recibido una nueva equivalencia que cuenta con una precisión nunca vista, según estiman unos matemáticos chinos que han repetido —con mejores herramientas y en dos versiones diferentes— el experimento de Cavendish.

Hace 220 años, el físico británico Henry Cavendish construyó una balanza de torsión con dos bolas de plomo en el sótano de su casa para calcular sus mediciones relativas a la gravedad y, desde entonces, muchas generaciones de científicos intentaron repetir la experiencia. La cifra resultante, cada vez más exacta y revisada varias veces este siglo XXI, hace sustancial la ley de gravitación universal de Newton.

En esta ocasión, los especialistas chinos han ofrecido dos valores para G —entre 6,674184 × 10−11 y 6,674484 × 10−11 metros cúbicos por kilogramo por segundo al cuadrado— porque consideran que existe una discrepancia que no saben interpretar, según documenta un artículo que la revista Nature publicó el pasado 29 de agosto.

Aunque el margen de incertidumbre se difiere para los dos números y la cifra exacta aún es un misterio, en ambos casos es muy inferior respecto a los valores de décadas pasadas: cienmilésimas partes de un 1 %.

Entre las mejoras del experimento destaca la corrección de posibles perturbaciones. Por ejemplo, los académicos chinos proveyeron ligeras variaciones en la densidad de los materiales utilizados para lograr que los péndulos de torsión vibrasen en respuesta a los terremotos que tuvieran lugar en todo el mundo.

El cambio no ha pasado inadvertido para los científicos que no participaron en esta iniciativa, como el físico británico Clive Speake, quien considera que esta precisión récord “es un logro fantástico”.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí