Investigan red que estaría vendiendo peligrosa droga

131

NARCOTRAFICANTES. Una peligrosa droga sintética estaría siendo distribuida por una red de traficantes de esta sustancia. Esto queda al descubierto tras la captura de dos sujetos que vendían pequeñas porciones de esta sustancia considerada de alto peligro.

Una red de narcotraficantes estaría introduciendo una sustancia altamente peligrosa, que no es usual su consumo en Bolivia y que además su costo es elevado en comparación de otros alucinógenos, refiere la Policía luego de la reciente captura de dos personas que fueron sorprendidas en la zona céntrica de la ciudad de La Paz, en poder de minienvoltorios que pretendían comercializar. Los dos sujetos fueron encontrados en inmediaciones de un centro comercial de la zona sur de la sede de Gobierno, portaban 10 pequeñas láminas de papel estañado, en donde se adhiere la sustancia para ser inhalada. Según el informe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), la droga sintética, conocida como LSD, es de tipo psicodélica y psicoactiva, un derivado de la feniletilamina, que es más poderosa que la LSD. Cada dosis de esta sustancia tendría un costo aproximado de entre 50 a 60 dólares, por lo que su consumo es limitado. Desde la unidad forense de la Felcn, señalan que esta droga es altamente peligrosa para su inhalación, puesto que su efecto se siente con tan solo tocar las cápsulas de esta sustancia artificial, por lo que incluso los que la venden la cubren en papel estañado. Su efecto es 40 veces superior a una dosis de marihuana, por lo que quienes la consumen solo ingieren una milimétrica porción del LSD, puesto que una excesiva inhalación podría llevar a la muerte. Son drogas que producen alucinaciones, excita neurológicamente causando daños, principalmente en el cerebro y corazón. Los consumidores de LSD a menudo experimentan pérdida de apetito, insomnio, sequedad en la boca y temblores. Los cambios visuales están entre los efectos más comunes: el consumidor puede llegar a estar fijado en la intensidad de ciertos colores. También se experimentan cambios de humor extremos, desde una “felicidad” desconectada de la realidad hasta un intenso terror. Lo peor es que quienes consumen LSD no pueden distinguir entre qué sensaciones están creadas por esta droga y cuáles son parte de la realidad. Algunos consumidores de LSD experimentan una intensa felicidad que confunden con la “iluminación”. No solo se desligan de sus actividades normales en la vida, sino que también sienten la necesidad de consumir más drogas para re-experimentar la misma sensación. Otros experimentan fuertes pensamientos y sentimientos aterradores, miedo de perder el control, miedo a la demencia y a la muerte, y desesperación mientras usan LSD. Una vez que comienza, no hay manera de parar un “mal viaje”, el cual puede durar hasta 12 horas. De hecho, alguna gente nunca se recupera de una psicosis inducida por el ácido.
El Mundo.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí