Hardy Gómez habría cumplido su castigo de un año

338
La muerte de Gómez, vuelve a desnudar falencias en las cárceles.

Una sentencia constitucional, la 0095/2018-F4 del 3 de abril de 2018, estableció que Hardy Gómez, asesinado en el penal de Chonchocoro el pasado miércoles, debió ser trasladado a Palmasola porque ya habría cumplido su sanción disciplinaria administrativa de un año calendario, del 28 de marzo de 2017 al 28 de marzo de 2018, “entonces es decir que después de esa fecha, 28 de marzo, él estaba indebida, ilegal y arbitrariamente privado de su libertad en ese recinto penitenciario”, destacó Franz Menacho, abogado del fallecido.

Sobre el proceso. Menacho contó que el pasado 6 de noviembre de 2017, planteó un “incidente” para que su cliente sea trasladado al penal cruceño. Agregó que el mismo fue aprobado por el juez José Ayaviri Siles, pero luego apelado por representantes de Régimen Penitenciario. “Entonces no se dio cumplimiento a dicha orden de traslado, porque se planteó un recurso de apelación;  donde se pidió que mientras no sea resuelta la apelación, Gómez no sea trasladado”, explicó.

Añadió que la apelación fue resuelta el pasado 22 de diciembre, ordenando el traslado del detenido de la Sede de Gobierno. “Pero no se lo hizo, pese a que se llevó el oficio a la gobernación (del penal), entonces se planteó un recurso de acción de libertad”.

Pero como toda sentencia va como consulta al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) en Sucre, continuó Menacho, la misma fue revocada donde los magistrados ordenaron que Hardy Gómez sea trasladado a Palmasola, en un plazo razonable entre tres a siete días, añadió el jurista.

Falta de escoltas de rigor, medios de transporte y hasta recursos económicos, fueron algunas de las excusas presentadas para no trasladar al reo, explicó su abogado. Por eso, continuó el mismo, no se descarta para el  futuro iniciar acciones contra los funcionarios que dificultaron el traslado.

Separan a sospechosos. El viceministro de Régimen Interior y Policía, José Luis Quiroga, informó que los tres sospechosos del asesinato de Gómez fueron aislados con fines investigativos.

“Los tres sospechosos del asesinato de Hardy están aislados con fines investigativos. Están plenamente identificados y se trata del boliviano Martin Álvarez Chávez y de los brasileños Óscar Junior Guerra Díaz y Elías de Araujo Rodríguez”, dijo la autoridad.

Quiroga explicó que una vez que concluya la primera etapa de la investigación se hará conocer los pormenores del violento crimen registrado en el penal de máxima seguridad de La Paz.

“Hardy falleció con al menos 20 puñaladas con arma punzocortante en el tórax, fue degollado y recibió luego un golpe brutal, contundente, que le destrozó el cráneo. Fue muy violenta la forma en la que murió este preso”, agregó el viceministro.

Extraoficialmente, según citó ABI, se habla de un ajuste de cuentas o una vendetta del grupo del anteriormente fallecido Víctor Hugo Escóbar, alias el “Oti”.

Según esa fuente, el Ministerio de Gobierno trabaja para eliminar ese tipo de hechos y pugnas de poder en los recintos penales de todo Bolivia.

Intervención de la Defensoría. Finalmente se conoció que una comisión de la Defensoría del Pueblo, se constituyó en Chonchocoro  e inició una investigación sobre la muerte de Hardy Gómez.

El Defensor del Pueblo, David Tezanos, informó que estos últimos hechos, “dejan en evidencia la necesidad de tecnologizar la prevención y la seguridad en los centros penitenciarios”, expresó el representante.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí