Griezmann lideró al Atlético Madrid a la victoria

42

Atlético de Madrid reafirmó su ambición en el grupo A de la UEFA Champions League con su segunda victoria en otros tantos partidos, venciendo al Brujas por 3-1 desde su insistencia en el segundo tiempo y la determinación de Antoine Griezmann, goleador decisivo una vez más del triunfo rojiblanco.

El internacional francés marcó el tanto que desató la victoria, el 2-1 en el minuto 67, cuando inició y culminó una acción en compañía de Diego Costa, pero también el primero, el 1-0, a pase de Lemar. Para redondear su partido, aún le dio tiempo a asistir a Koke en el 3-1, ya en el tiempo añadido en el Wanda Metropolitano.

Griezmann ha participado en 18 de los últimos 20 goles de su equipo en la UEFA Champions League, con trece tantos y cinco asistencias; una mina para el Atlético en la máxima competición europea. Este miércoles marcó dos de sus tres ocasiones. Y cuando él tiene pegada, hay muy pocos rivales inaccesibles para su equipo.

Ni siquiera un competitivo Brujas, estructurado en torno a tres centrales, -el bloque rojiblanco se adaptó a su adversario con la misma fórmula del 3-5-2, con Arias y Saúl para las bandas, durante el primer tiempo, aunque cambió al 4-4-2 en el segundo-, ni, sobre todo, el golazo de Danjuma en el 1-1 al borde del descanso frenaron al Atlético, cuya insistencia en la segunda parte fue incontestable.

En la primera, tuvo una ocasión y un gol. Cierto es que antes, en el ejercicio de paciencia al que le invitó su contrincante, con mucho toque y casi nula profundidad, había contado dos disparos desviados, mucho, de Saúl y un tanto anulado por fuera de juego a Griezmann, pero hasta entonces no llegó su momento, su oportunidad.

En el minuto 28. La puso Lemar con la zurda, su centro sobrevoló toda la defensa para caer a Griezmann, escorado, tan solo que controló la pelota con la zurda con la misma comodidad con la que conectó por raso el 1-0. Un gol que pareció tan simple, pero quizá no lo fue tanto, entre las piernas de Denswill y directo a la red.

Y un gol que se sintió entonces mucho más reafirmante de lo que fue en la realidad. Ni siquiera le duró un cuarto de hora la ventaja, en concreto poco más de diez minutos, cuando, de repente, sin intuirlo ni por el juego ni por las ocasiones, Danjuma se sacó un sensacional derechazo en parábola a la escuadra de Jan Oblak.

Un golazo sin matices, por dirección y ejecución, incluso por la sorpresa del zapatazo, más allá de la esquina del área, del ’47’ del que habló Simeone en la víspera y que rebobinó el partido al 0-0, con todo lo que suponía para el Atlético, de nuevo ante un bloque compacto, al que se desarma con muchos pases, pero también con más velocidad, movilidad y precisión de la que le daba a cada ataque.

O aceleraba o nada de nada. Al descanso, 1-1. Desde el intermedio, recuperado el esquema 4-4-2, incluido Filipe Luis en el partido por Giménez, con molestias musculares, el Atlético fue a más, superior, capaz por insistencia, por ambición y por presión de arrinconar a ratos al Brujas, cuya armadura ya la sentía dañada.

No del todo, porque aún resistía con el 1-1, pero sí era más vulnerable, ante cada carrera de Griezmann, al que Letica privó del 2-1 desde el suelo, ante cada combinación entre líneas, incluso ante las segundas jugadas, con el Atlético volcado hacia arriba, expuesto atrás al contragolpe. No admitía otra situación el resultado.

Hubo un par de disparos más de Saúl, un penalti reclamado por el Brujas, en una de sus contadas apariciones por el área contraria en todo el segundo acto, y un montón de amagos en torno al área del Brujas, como si fuera un ataque de balonmano; el ganador allá por el minuto 67, como mejor se siente ofensivamente el Atlético: robo de balón, pase rápido de Griezmann al desmarque de Diego Costa y la llegada y el gol del internacional francés a pase de su compañero.

Una fórmula infalible para el triunfo del conjunto rojiblanco, que perdió de inmediato al delantero hispano-brasileño, rearmado en Europa, con tres goles y una asistencia en tres encuentros, mientras persigue el fin de una racha larguísima en la Liga.

En el suelo, tras celebrar el gol, fue reemplazado por Rodri para el tramo final, con un par de sustos y una victoria ya inamovible, consolidada por una sensacional jugada y asistencia de Griezmann y el 3-1 de Koke.

 

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí