Evo Morales está dispuesto a volver a Bolivia pero no como candidato

37
© REUTERS / Carlos Jasso

MADRID— El expresidente de Bolivia, Evo Morales, estaría dispuesto a volver a Bolivia para pacificar la situación, pero no como candidato, según reconoce en una entrevista con el diario El País.

“Claro, estoy dispuesto a volver a mi país y no seguir en el poder. He renunciado y sigue la violencia”, señala el exmandatario en respuesta al periodista, que pregunta si estaría dispuesto a dejar el poder ni ser candidato con tal de pacificar.

Sobre las posibles soluciones para Bolivia, Morales insiste en que “lo primero” es que “pare de haber muertos y heridos”, algo que atribuye a la “responsabilidad del Ejército y la Policía Nacional”.

“Con un presidente indígena nunca pensaron en el toque de queda, en el estado de sitio. Dan el golpe de Estado para defender a la gente pudiente. Usan los aviones y helicópteros para amedrentar al pueblo. Esto es un problema de clases”, señala el hasta ahora presidente de Bolivia.

Ante esta situación, Morales solicita “diálogo nacional” e incide en que si Álvaro García Linera y él han renunciado “es para pacificar, no para que sigan con violencia”.

El político llegó a México, donde lleva apenas un día después de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador le otorgase el asilo político tras su renuncia el 10 de noviembre a la Presidencia, presionado por la cúpula militar boliviana.

Respecto a su renuncia, asegura sentirse “traicionado” porque tenía “buenas referencias del general Kaliman”.

“Yo había hablado con las Fuerzas Armadas, me dijeron que ellos se iban a mantener ahí. Después, pidieron mi renuncia. Es otra prueba más del golpe. Evidentemente, me siento traicionado, pero no solo eso. Hemos invertido para equipar a las Fuerzas Armadas todos estos años, pero no para que vayan contra el pueblo, sino para defender la patria”, señala.

Respecto a la actualidad, Morales considera que “no hay autoridad en Bolivia” y considera que el mando está “bajo control militar y policial”.

Además, recuerda que “lo primero que tiene que hacer la Asamblea es rechazar o aprobar” su renuncia, porque mientras no lo haga, él sigue siendo presidente.

“Una vez aprobada, le correspondería al vicepresidente, que también ha renunciado; constitucionalmente, después va la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra. Esa supuesta proclamación es inconstitucional. Con la designación de esta señora [Jeanine Áñez] se confirma el golpe de Estado”, apunta el exmandatario boliviano. Sputnik

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.