El veneno de la hormiga toro nos hará comprender el dolor

241
Hormiga Toro (Myrmecia gulosa) (.)

El veneno de las abejas y las avispas ha sido objeto de investigación durante décadas, se ha estudiado desde diferentes vertientes, acumulando un nivel de información muy exhaustiva. Pero, extrañamente había poca investigación sobre el veneno de las hormigas.

Las hormigas habitan todos los continentes de la Tierra. Estos pequeños insectos suelen parecernos inofensivos, y es cierto porqué muchas de las especies de hormiga lo son. Pero en el mundo también existen varias especies que pueden ser tan agresivas como cualquier otro depredador.

El primer estudio integral del veneno de hormigas, ha revelando toxinas que estimulan el sistema nervioso humano para causar dolor

Ahora un grupo de investigadores del Centro de Imágenes Avanzadas y del Instituto de Biociencia Molecular de la Universidad de Queensland han completado el primer estudio integral del veneno de hormigas, revelando toxinas que estimulan el sistema nervioso humano para causar dolor.

En concreto este estudio se ha centrado en la Hormiga Toro roja(Myrmecia gulosa), también llamada hormiga gigante australiana. Este insecto puede llegar a medir hasta 3 centímetros, lo que la convierte en la hormiga más grande del mundo. Esta especie de hormiga es conocida porque tiene la capacidad de inyectar un potente ácido denominado fórmico que puede generar una enorme quemazón en la piel.

Nuestro estudio reveló que el veneno de la hormiga toro gigante está compuesto por un conjunto de toxinas peptídicas, y que están estrechamente relacionadas con las que se encuentra en los venenos de las abejas y las avispas

El Dr. Eivind Undheim, coautor del estudio de la Universidad de Queensland, explica que “nuestro estudio reveló que el veneno de la hormiga toro gigante está compuesto por un conjunto de toxinas peptídicas, y que están estrechamente relacionadas con las que se encuentra en los venenos de las abejas y las avispas”.

Este descubrimiento sugiere que estas toxinas evolucionaron a partir de un gen de un ancestro común que se encuentra en toda la Aculeata, o avispa avispa , parte de la orden de los himenópteros, que incluye hormigas, abejas, avispas y moscas de sierra.

Estas hormigas toro rojas gigantes, una especie australiana con una picadura notoriamente dolorosa, fueron recolectadas en una sola colonia cerca de la capital de Queensland, Brisbane.

Revelar la química detrás de las picaduras de animales como estas hormigas podría mejorar la comprensión de la fisiología del dolor y contribuir al desarrollo de nuevos tratamientos para el dolor

El Dr. Samuel Robinson, coautor del estudio de la Universidad de Queensland, dijo que revelar la química detrás de las picaduras de animales como estas hormigas podría mejorar la comprensión de la fisiología del dolor y contribuir al desarrollo de nuevos tratamientos para el dolor. “Los venenos son mezclas complejas de moléculas que los animales utilizan para subyugar a las presas y defenderse de los depredadores. Las picaduras defensivas en particular suelen ser muy dolorosas y contienen toxinas que se dirigen directamente a nuestras neuronas sensibles al dolor”, dijo.

Los autores del estudio, publicado en la revista Science, aseguran que eso significa que podemos utilizar venenos animales para estudiar el sistema nervioso humano y aprender más sobre cómo el dolor viaja a través del cuerpo y cómo desarrollar nuevos compuestos que lo bloqueen.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.