El Real Madrid empata ante el Athletic

35
Gareth Bale ante Unai Simón en el Athletic - Real Madrid EFE

Volvía La Liga tras el parón de selecciones y lo hacía con el Real Madrid visitando San Mamés. Uno de los clásicos ligueros de más postín que contaba con el factor imprevisible de la inactividad. Más aún en el Athletic, que no disputaba un partido desde el 27 de agosto ante el Huesca por el encuentro aplazado contra el Rayo debido al cierre del Estadio de Vallecas.

Lopetegui, que contó con la ausencia de trece internacionales las últimas dos semanas, mantenía el bloque de las tres primeras jornadas. Solo un cambio, y esperado, respecto al duelo ante el Leganés en el Santiago BernabéuCasemiro, que acumulaba 12.000 kilómetros de avión, dejaba su sitio a un Ceballos renacido y que, además, se ha estrenado como internacional. Por parte de Berizzo, la sorpresa era la inclusión de Beñat en el centro del campo para intentar luchar de tú a tú a la medular blanca.

La primera ocasión fue para Modric nada más comenzar el partido. El Madrid avisaba con una dejada de Asensio al croata que la zaga rojiblanca desvió a córner. El conjunto de Lopetegui dominaba con la posesión hasta que el guion cambió cumplido el cuarto de hora. Una doble oportunidad de WilliamsSusaeta ponía por primera vez en aprietos a los merengues.

El Athletic golpea primero

El encuentro se convirtió entonces de ida y vuelta. Unai Simón sacó una prodigiosa mano para evitar el gol de Asensio y Courtois sacó con problemas un zurdazo de Yuri. El Athletic demostraba su frescura después de 19 días sin competir y pasada la media hora conseguía adelantarse en el marcador. De Marcos rompe y se interna en el área para ceder atrás. Williams remata mordido y, finalmente, Muniain empujaba la pelota a la red. Se le complicaba el partido al Real Madrid igual que le sucedió contra el Girona en su anterior compromiso liguero a domicilio.

Con los blancos aún groguis por el tanto de los leones, Raúl García marcó al saque de una falta. La acción fue anulada por un claro fuera de juego y Lopetegui respiró. El Real Madrid necesitaba despertar y lo logró con una clara ocasión de Modric que desbarató, de nuevo, una mano de Unai Simón. El balón tocó en un defensa rojiblanco, pero la rápida reacción del guardameta evitó el empate.

Casemiro e Isco mejoran al Madrid

El Madrid continuaba dominando la posesión, pero desde el tanto de Muniain había perdido fuerza en ataque. Los blancos necesitaban el descanso para reordenar ideas y Ceballos dejó entonces su sitio a Casemiro. Lopetegui quería liberar más a Kroos y ganar en el balance defensivo para frenar las contras del Athletic. El orden que da el brasileño siempre mejora el centro del campo blanco.

El contratiempo para Berizzo llegó en forma de lesión de Muniain. El goleador tuvo que dejar su sitio a Capa en los primeros minutos de la segunda mitad. El Real Madrid volvía a pisar el área rojiblanca, aunque sin mucho peligro. El cansancio hacia acto de presencia en San Mamés y eso se notaba en un juego de ambos equipos más impreciso y con menos velocidad.

Una falta muy fea de Iñigo Martínez sobre Modric dio origen a la mejor ocasión de los merengues. Bale lanza la falta con efecto y a Unai Simón se le escapa la pelota, pero el guardameta del Athletic rápidamente sale a tapar para enmendar su error. Ramos se encuentra con el balón, aunque sin tiempo para evitar el cuerpo del portero. El partido se calentaba fruto de que los de Lopetegui conseguían encerrar a los rojiblancos en su área y los de Berizzo endurecían su juego.

Isco entró por Modric para dar aire fresco y el malagueño tardó poco en convertirse en protagonista. Era el minuto 64, tres después de que saltara al campo, cuando el ’22’ aprovechó un centro con la derecha de Bale para cabecear fácil y poner el empate. El Madrid tenía ante sí un nuevo reto: remontar en San Mamés 37 años después de la última vez. El Athletic se venía abajo y el encuentro se le empezaba a hacer demasiado largo.

Un pase largo de Sergio Ramos dejó a Marco Asensio solo ante Unai Simón, pero el joven portero de los leones volvió a lucirse. En el rechace tampoco acertó Benzema, que mandó el esférico muy alto. El Real Madrid ya tenía a su merced a los de Berizzo, pero el conjunto vasco aún daba sus últimos coletazos cuando jugaba cerca del área de Courtois.

El difícil camino al gol

Tanto Lopetegui como Berizzo mostraban sus intenciones con un cambio al unísono. Mientras el técnico blanco quería frescura y velocidad para buscar la victoria,  el de los leones firmaba el empate quitando a Williams y poniendo San José. En el Madrid fue Bale el sacrificado para dar entrada a Lucas Vázquez. Mariano, por tanto, se quedaba sin debutar. El entrenador merengue prefirió en la lucha de La Catedral apostar por los jugadores que venían ya con un ritmo competitivo alto en este inicio de temporada.

Los últimos minutos era un querer y no poder por parte del Real Madrid. Incluso el Athletic se aproximaba con peligro cada vez que tenía opción. Un partidazo de dos equipos con planteamientos diferentes, pero que sin duda había sido de máxima exigencia. El empate final deja contento a los de Berizzo y menos satisfechos a los blancos, más después de la suerte del Barcelona en Anoeta y del pinchazo del Atlético contra el Eibar.

El Madrid se dejó su dos primeros puntos en La Liga en un encuentro de momentos y con idas y venidas. El exigente calendario de septiembre ofrece el miércoles ante la Roma, ya en el estreno de la Champions League, una buena oportunidad de redimirse. En el campeonato doméstico esperan Espanyol, Sevilla y Atlético antes de que acabe el mes. Casi nada. Esto no ha hecho más que empezar.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí