El expresidente en exilio Evo Morales es declarado huésped distinguido de la Ciudad de México

34

Acompañada de los presidentes del Tribunal Superior de Justicia, Rafael Guerra, y del Congreso de la Ciudad de México, Isabela Rosales, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, reconoció como “huésped distinguido” de la capital mexicana al expresidente boliviano, Evo Morales, asilado en México.

“Recibimos a Evo en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, sede del Gobierno de la Ciudad de México en su carácter de asilado político después de un golpe de Estado donde fue obligado a renunciar, por fuera del orden constitucional de su país”, sostuvo Sheinbaum durante el evento.

Reivindicar el asilo y la no intervención

Comentó que el reconocimiento que se le otorgó a Morales va en sintonía con la tradición mexicana en su política internacional, sobre todo a partir de la doctrina Estrada que se ha vuelto una bandera del Gobierno de López Obrador y que promueve la no intervención y el respeto a la soberanía de los Estados vecinos.

“También el artículo 20 de nuestra Constitución de la Ciudad de México establece una ciudad de derechos que reivindica, reafirma su vocación pacífica, solidaria y de asilo”, sostuvo la jefa de Gobierno capitalino.

Morales reiteró los logros de su Gobierno que pusieron a Bolivia en mejores condiciones de crecimiento que cualquiera de sus vecinos de la región, proceso que fue liderado, según Morales, por la nacionalización de los hidrocarburos que promovió su Gobierno a partir del año 2006.

“Nuestros opositores no nos perdonan que hiciéramos programas sociales para los más pobres, pero el peor delito de Evo es ser el primer presidente indígena de Bolivia”, dijo reiterando la lectura que pone al racismo en la base del golpe que lo sacó del poder.

​”Saludo esta distinción y agradezco al Gobierno mexicano por ella. Esto no es para mí, sino que es para mis hermanos y hermanas movilizados en defensa de la democracia en Bolivia”, agregó para finalizar con el mensaje que ha repetido en las tres instancias públicas en las que ha podido hablar en México.

“Mi pedido es que debe haber un diálogo nacional para pacificar al pueblo boliviano. Vamos a recuperar la democracia con diálogo y concertación para el bien de toda nuestra Bolivia”, dijo Evo Morales al cerrar su participación en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

“La paz solo se garantiza con justicia social, cuando se respeta la soberanía de los Estados y se garantiza la dignidad de los pueblos del mundo. No con intervenciones militares”, concluyó.

Tras el ofrecimiento público de asilo que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hizo a Morales Ayma, las negociaciones de su complicado traslado a México estuvieron en manos del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Evo Morales llegó a México en la mañana del martes 12 de noviembre, a bordo de un avión de la Fuerza Aérea mexicana, junto a su exvicepresidente, Álvaro García Linera, y a Gabriela Montaño, su exministra de salud. Ofreció una primera conferencia de prensa al nutrido grupo de medios de comunicación que lo esperaba en el antiguo hangar presidencial del aeropuerto de la Ciudad de México.

Al día siguiente, Evo Morales ofreció otra conferencia en la que hizo énfasis en su pedido de paz para Bolivia y en la que exigió que “las Fuerzas Armadas no se manchen con la sangre del pueblo”.

Pasado el mediodía, participó del acto público encabezado por Sheinbaum en el que la mandataria respaldó la “clara disposición” dada por López Obrador de recibir a Morales como asilado político.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.