‘Sinhijos’ contra ‘conhijos’: El comentario que ha desatado la guerra en Twitter

38

Un hilo de Twitter ha vuelto a desatar el debate que desde hace un tiempo enfrenta a los ‘sinhijos’ y a los ‘conhijos’. Un sencillo tuit que dice: “Voy a deciros algo increíble. Agarraos: las personas que no tenemos hijos también tenemos obligaciones” ha sido retuiteado más de 10.000 veces y acumula decenas de miles de ‘me gusta’.

Ana Muñoz, la periodista que lo lanzó, ha querido aclarar que solo trataba de visibilizar el trato despectivo que en ocasiones reciben los ‘no-padres’ en la calle, aunque finalmente la discusión se ha centrado en lo complicada que está la conciliación laboral. Un debate que, claramente, desata muchísimo interés.

Inmediatamente, después de su primer mensaje, se han formado dos bloques irreconciliables entre aquellos que tienen y no tienen vástagos.

Por un lado, se encuentran las personas que no son padres y que en muchos casos opinan que se da una prioridad injusta a aquellas que sí lo son en muchos ambientes, principalmente en los laborales:

Por el otro lado, se encuentran los que opinan que se trata de primar los cuidados de las personas que lo necesitan sobre otras actividades, y tachan de insolidarios a sus ‘oponentes’:

Y también ha dado lugar a un tercer punto, en el que los padres se han visto en la necesidad de remarcar que no siempre lo fueron, y que ellos, a diferencia de los que no tienen hijos, han estado a los dos lados del debate y su opinión cuenta con las dos experiencias:

Aunque muchos otros han tratado de despolarizar el debate y poner el foco de atención en las empresas y la legislación, así como en lo difícil que resulta para la mayoría de las personas (con y sin hijos) el conciliar la vida personal con las maratonianas jornadas laborales que tienen lugar en España:

La conciliación en España

En España las mujeres disfrutan de un permiso por maternidad de 16 semanas continuadas (10 de las cuales pueden ceder al otro progenitor), mientras que el otro progenitor tiene derecho a cuatro semanas. Además, pueden tener acceso al permiso de lactancia, que consiste en disminuir la jornada laboral una hora durante nueve meses o bien su equivalente en días completos (17 en total). También se puede optar a una reducción de jornada para cuidar de menores de 12 años, con la consiguiente reducción salarial.

Al margen de los permisos, el país se encuentra a la cola en el ámbito europeo en el apartado de ayudas sociales a las familias. Según la Plataforma de la Infancia, actualmente la prestación por hijo a cargo es de 24,25 euros al mes(la más baja solo por detrás de Grecia), mientras que la media europea se sitúa en los 100 euros. Esta entidad también pone el foco en la escasa red de guarderías (0-3 años) públicas.

Pero el gran problema al que se enfrentan las familias españolas es el horario laboral. Un alto porcentaje de trabajadores están ocupados en el sector terciario –que incluye actividades como la hostelería y el comercio– en un país que ha liberalizado los horarios, permitiendo que los establecimientos estén abiertos los 365 días del año. En muchas ocasiones, las jornadas laborales se alargan hasta las 8 o las 9 de la noche en oficina y más allá si hablamos de la restauración o lugares de ocio.

La solución que casi todas las Administraciones están aportando es la de ampliar los horarios de atención a los menores en los centros escolares, con horarios de acogida que muchas veces comienzan a las 7 de la mañana y actividades extraescolares que se prolongan hasta avanzada la tarde.

Sin embargo, lo que reclaman los trabajadores no es que sus hijos tengan las mismas jornadas maratonianas, sino que los horarios laborales se racionalicen, primando las jornadas continuas, los horarios matinales, el teletrabajo y el trabajo por objetivos y no por horas, entre otras cuestiones.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí