El Celta de Mohamed le ganó al Atlético de Simeone y es puntero

42

Antonio Mohamed se impuso a Diego Simeone. En un duelo de entrenadores argentinos y con estrategias similares para encarar el partido, el Turco venció al Cholo ya que su Celta de Vigo derrotó 2 a 0 al Atlético de Madrid en un duelo que tuvo de todo y con el triunfo, además, se subió a la punta de la Liga de España.

En la soleada tarde gallega, hubo un resbalón decisivo, un lindo par de goles, la intervención del VAR, una expulsión y una tensión constante entre dos equipos que, con sus armas, quisieron ser protagonistas de este choque por la tercera fecha.

Llamativamente para los niveles de concentración que maneja siempre el Atlético del Cholo, el Celta lo terminó definiendo con dos golpes apenas iniciado el segundo tiempo.

Viejos amigos de la infancia y compañeros en las inferiores de la selección argentina, los entrenadores se conocen tan bien que ambos anticiparon los retoques tácticos del otro, dispusieron la réplica y lograron anularse durante todo el primer parcial.

Durante muchos minutos, los de Mohamed tuvieron más el la pelota pero esa posesión se volvió inofensiva. Los gallegos fueron incapaces de quebrar la muralla madridista y acercarse con peligro al arco defendido por el esloveno Jan Oblak.

El Atlético, cómodo en su versión defensiva, fue creciendo con el paso de los minutos, pero tampoco logró inquietar a Sergio Álvarez, que apenas tuvo que estirarse en un disparo de Antoine Griezmann.

Un resbalón al regreso del descanso, sin embargo, lo cambió todo. Lo protagonizó el uruguayo Diego Godín cerca del área del Atlético y lo aprovechó su compatriota Maxi Gómez que, muy atento, atrapó la pelota y, mano a mano, batió a Oblak.

Apenas había transcurrido un minuto del segundo parcial y el inesperado gol desorientó de tal manera a los de Simeone que, seis más tarde, ya habían recibido el segundo.

Lo firmó Aspas, con un fortísimo cabezazo pegado al palo del arquero esloveno, después de un gran centro de Gómez.

Simeone apenas demoró unos minutos en reaccionar, pero todo le salió mal. Nikola Kalinic y Lemar ingresaron en reemplazo de Ángel Correa y Thomas Party sin mejorar su rendimiento. El cambio del colombiano Santiago Arias por el uruguayo José María Giménez tampoco resultó. Porque Stefan Savic vio una segunda amarilla y el Atlético, con 20 minutos por delante, se quedó con diez.

Podría haber sido peor para los campeones de la última Europa League y recientemente de la Supercopa europea: el VAR los salvó -por offside- del tercer gol, que hubiera anotado el argentino Gustavo Cabral.

Perfectamente organizado, el Celta sumó tres puntos de oro antes de las dos semanas de pausa de la competencia y otra victoria del Turco sobre Simeone. El Cholo, que nunca consiguió ganarle a su amigo desde un banco, tendrá que esperar otra oportunidad.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí