Comerciantes de lentes y gafas serán regulados

19
Imagen Illustrativa

Uno de los artículos de la “Ley Municipal de Control y Regularización de Actividades Económicas Realizadas por las Casas y Locales de Ópticas en Santa Cruz de la Sierra”, que fue presentada y aprobada ayer por el Concejo cruceño, indicó que está prohibida la venta al público de anteojos de todo tipo, ya sean correctores o filtrantes que estén destinados a corregir vicios de refracción o proteger el órgano de la vista, en lugares que no sean casas o sitios de óptica, esto para controlar el comercio informal de estos productos que se ve en las calles y centros de abastecimiento de Santa Cruz de la Sierra.

Norma preventiva, El concejal Tito Sanjinez, miembro de la Comisión de Previsión Social y Salud, dijo que en el último tiempo se ha visto una alta proliferación de personas que comercializan, en forma ilegal, lentes y gafas para el sol en mercados y calles de la capital cruceña.

El edil añadió que existen personas de las zonas rurales que llegan a la ciudad, desconociendo que pueden ir a hacerse ver con un profesional para medirse la vista, y van directo al mercado donde se compran estos lentes. “Existen muchas personas que han quedado ciegas por utilizar lentes que han sido adquiridos al aire libre”.

Añadió que también existen ópticas, en la capital cruceña, que no cuentan con el personal técnico adecuado ni con el equipamiento necesario para realizar un óptimo trabajo, “entonces la norma regula a los vendedores y a las casas y comercios que realizan la venta de anteojos, para que cuenten con un profesional en el área y no como ahora, donde una misma persona vende y realiza las medidas”, explicó Sanjinez.

La normativa, continuó el concejal, dice que los vendedores tienen que contar con una licencia para comercializar sus productos, y los ambulantes tienen que encontrar la manera de formalizarse. Ya cuando se tenga todo eso, prosiguió, a la primera falta la multa equivaldrá a medio salario mínimo nacional, la segunda es el decomiso de la mercadería y la tercera, si es en un comercio, “se le quitará la licencia de funcionamiento”.

Ven que el control es necesario. Por su parte Juan Carlos Suárez, presidente del Colegio de Ópticos del Oriente, dijo que se sienten satisfechos con la norma y de acá en adelante, van a pedir que la misma sea cumplida, ya que así los profesionales podrán ejercer su trabajo con normalidad y la población se sentirá segura cuando adquiera sus lentes. “Ya que la norma dice que en cada óptica tiene que haber un óptico diplomado, que esté inscrito en el Ministerio de Salud”.

También añadió que según un censo realizado, en Santa Cruz existen cerca de 1.000 de estos negocios, y de los cuales los legales no llegan ni al 10%.

Finalmente, dijo que existen diversos daños que ocasionan los lentes que están mal fabricados, entre ellos están los dolores de cabeza y la glaucoma, entre otras, “entonces si no hay gente capacitada, se pone en riesgo la salud”.

El Día

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí