Alcaldía utilizó para el traslado de mercados dos tercios de la plata que se prestó en 2017

197
Sandra Velarde,
La nueva secretaria se reunió con enviados del Ministerio de Economía

La comuna cruceña necesitó el dinero porque ni las transferencias del nivel central ni las recaudaciones propias alcanzaron las cifras previstas. Los gastos en ítems de salud complican bajar la nómina de empleados eventuales.

El municipio cruceño gastó Bs 210 millones de los 303 millones que se prestó en 2017 para financiar las últimas inversiones del traslado de los mercados. Así lo explicó Sandra Velarde, la nueva secretaria de Administración y Finanzas que aclaró, sin embargo, que esto significó un aumento de deuda del 50% con relación a 2016, no el 78,73% como manejaba el informe del Concejo, ya que en esa cifra solo se contemplaba el capital adeudado, no los intereses y las comisiones. Así, la deuda consolidada del municipio capitalino, al 31 de diciembre de 2017, no es de Bs 602,43 millones, sino de 903 millones.

La nueva secretaria recibió a EL DEBER ayer junto a su equipo de trabajo y explicó que, según los reportes del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, Santa Cruz de la Sierra tiene buenos índices de endeudamiento. El indicador de servicio de la deuda alcanzó en 2017 al 2,4% y, para 2018, se ubica en 7,3%, cuando podría alcanzar el 20% de los ingresos recurrentes (recursos propios y coparticipación tributaria). De igual forma, el stock de la deuda es del 44% cuando el máximo permitido es del 200%  del valor de los ingresos corrientes de la gestión anterior.

Según Velarde, esto significa que el municipio cruceño goza de una buena salud financiera y es un sujeto de crédito creíble.

Cuando se le consulta qué hizo que la gestión de Percy Fernández necesite prestarse dinero para concluir bien el año, Velarde explicó que en 2017 se tenían presupuestados Bs 4.009,924 millones, pero al final contaron con 3.298,076 millones, fruto de una menor transferencia de parte del Gobierno central (coparticipación tributaria e IDH) y de una recaudación propia menor a la presupuestada inicialmente. Eso obligó a que, para no paralizar ni postergar el traslado de los mercados, se procediera a adquirir créditos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), Banco Unión y de la CAF.

Velarde negó que el municipio cruceño haya entrado en iliquidez, ya que la ejecución presupuestaria de 2017 fue de Bs 3.184,797 millones, lo que dejó en caja  Bs 113,216 millones para arrancar la gestión.

Tanto Velarde como Fernando Mustafá, asesor de la Alcaldía, no negaron que hubo atrasos en el pago a algunos proveedores de servicio de varias secretarías, pero lo atribuyen a que este año se cambió el sistema de control y seguimiento de gestión en el Ministerio de Economía y eso demoró la ejecución presupuestaria. Según Velarde, hasta la fecha, el municipio cuenta con una liquidez de unos Bs 400 millones. Negó que el retraso en los pagos haya motivado el alejamiento de su predecesor, Manuel Medina.

Todo por los mercados

La nueva secretaria y Mustafá coincidieron en que ya no se necesitarán nuevos créditos para consolidar el traslado de los mercados, pese a que aún falta que se desembolsen alrededor de Bs 74 millones del total prestado en 2017. Velarde no consideró que la inflación de gremialistas en las calles cruceñas haya obligado a invertir más en la construcción de los nuevos mercados Abasto, La Ramada y Los Pozos, y aseguró que parte de la eficiencia de la inversión está dada por la oportunidad en que se la realiza. En este caso, era necesario conseguir los fondos para consolidar la política de abastecimiento en lugar de esperar a que el municipio disponga de sus propios recursos para pagar los gastos.

De lo prestado, Bs 118,829 fueron a pagar la construcción de los mercados La Ramada y Los Pozos; Bs 90,241 millones se invirtieron en el mercado mayorista Abasto; Bs 58,639 fueron a obras de pavimentación; Bs 21 millones se destinaron a expropiaciones y 6,260 millones fueron para drenaje. En total, en 2017 se destinaron 294,970 millones a esta política municipal (Bs 84,940 de las arcas municipales, el resto de créditos a 12 años plazo y hasta un 5,5% de interés). Velarde no tenía el dato de cuánto se invirtió desde 2011 en la construcción de los nuevos mercados.

El transporte

Una vez concluido el traslado de los mercados, viene el reordenamiento del tráfico. Velarde explica que no se podía aplicar la política de movilidad urbana en medio de las trancaderas de los mercados céntricos. Todavía no se sabe cuánto va a costar, ya que hay dos consultorías en proceso (una suiza y otra colombiana), que se están decantando por un modelo de inversión mixto de transporte. Además, la Alcaldía procederá a construir terminales interdepartamentales, pese a que considera que es una obligación de la Gobernación.

Consultada sobre la intención de bajar la cantidad de trabajadores eventuales que tiene la comuna, Velarde confesó que no será sencillo: Bs 217 millones de sueldos de trabajadores eventuales van a pagar ítems de salud que debería sufragar el nivel central del Estado. Santa Cruz tiene cinco hospitales de segundo nivel, siete intermedios y 68 centros de primer nivel, la red más grande del país. Mustafá, que fue secretario de Salud por dos años, explicó que el 45% de las atenciones que se realizan en esta red corresponden a ciudadanos de otros municipios.

Velarde, que lleva una semana en el cargo, confía en que no necesitará prestarse más dinero para cumplir con el programa municipal: el petróleo ha vuelto a subir y eso significará que el Estado deberá transferir más recursos a municipios, universidades y gobernaciones. Ya envió una carta al Ministerio de Economía para saber si podrá disponer de esos recursos frescos en esta gestión o en la otra.
El deber.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí