5 razones por las que el sexo en primavera es todavía mejor

137
Foto ilustrativa

El sexo es placentero en cualquier momento, lugar y estación. No obstante, la primavera dispone de una serie de ventajas que hacen que el deseo sexual aumente y el ambiente sea más propenso a desinhibirse.

Hormonas

La primavera favorece la secreción de hormonas que participan en la atracción y el deseo sexual, como la oxitocina, dopamina y feromonas. Todas colaboran en mejorar el estado de ánimo y en incrementar la vitalidad. Por eso es un tiempo más propicio que el invierno para desatar las pasiones.

Días más largos

Que el día se alargue es muy beneficioso. Uno siente que tiene más tiempo, si bien es algo psicológico, hace que uno se organice y pueda destinar más tiempo a otras tareas lúdicas, entre ellas, el sexo.

La ciencia respalda esta afirmación. La segregación de vitamina D causada por una mayor exposición a los rayos de sol es una aliada. Según una investigación de la Universidad Médica de Graz (Austria) los hombres con mayores cantidades de ésta presentan niveles de testosterona más altos. Los rayos solares también ayudan a la profusión de endorfina y serotonina tanto en varones como mujeres, dos hormonas que alivian el estrés y la ansiedad.

Estímulos visuales

En primavera la mejora de las temperaturas hace que la gente empiece a llevar menos capas de ropa. Dejar a la vista más piel o usar vestimentas más al cuerpo realzan las figuras y el cerebro cuenta con más estímulos visuales para despertar la pasión. Es un buen momento para estrenar algún complemento sugerente y lucirlo.

Más energía

Mayores horas de sol y una temperatura más templada hacen también que las personas no destinen tanta energía interna a salvaguardar el calor corporal. Por eso, se cuenta con más vitalidad que se puede destinar a otras cosas, entre ellas, las relaciones íntimas.

Mejores condiciones

El frío a veces es un limitador ambiental, dado que muchas personas se sienten incómodas desnudas cuando la temperatura no es agradable. La primavera cuenta con la ventaja que no hace un frío que disminuye las ganas de contacto ni tampoco un calor elevado que aplaca el estado de ánimo y, con él, el deseo de intimidad. Es decir, es el mejor momento para aprovechar la pasión sin que el clima se inmiscuya.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí