¿Azúcar antes que grasas?: El error más ‘gordo’ de los dietistas en la lucha contra la obesidad

166

Décadas atrás, los nutricionsitas intentaron prevenir que el sobrepeso se extendiera como una plaga, pero, paradójicamente, aceleraron su avance con recomendaciones erróneas.

Hace algunas décadas, la grasa saturada sufrió una monumental derrota a manos del azúcar. Por aquel entonces los científicos y dietistas —primero en Estados Unidos; después en otras partes del mundo— condenaron la grasa por hallarse en el origen de la obesidad y de las enfermedades cardíacas, escribe Ian Leslie en su estudio para ‘The Guardian’.

Los humanos consumimos carne grasa desde siempre y hidratos de carbono desde hace 10.000 años, cuando se inventó la agricultura, pero el azúcar puro solo forma parte de nuestra dieta desde hace 300 años

La idea vigente era que el consumo excesivo de grasas saturadas en alimentos como la carne roja, el queso, la mantequilla y los huevos eleva el nivel de colesterol, que se coagula dentro de las arterias, dificulta el flujo sanguíneo y provoca que el corazón aumente de tamaño. Además, se estimaba que si consumimos grasa, nos ponemos gordos.

Años después resultó que, pese a que miles de personas que pretendían tener una dieta más sana modificaron su alimentación, los problemas cardíacos se volvieron epidémicos y el porcentaje de personas con sobrepeso creció de manera alarmante. Ya en 1972 el prominente científico británico John Yudkin afirmaba en su estudio ‘Pure, White, and Deadly’ (‘Puro, blanco, y mortal’, en inglés), que el azúcar era la causa principal de obesidad, de los problemas cardíacos y de la diabetes, al tiempo que aseguraba que comer grasa no era dañino.

HAZ UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí